crossorigin="anonymous">
 
  • hacosta1313

Autocuidado

El autocuidado son aquellos comportamientos que realizamos encaminados a mejorar nuestra salud y bienestar. Cuando nos sentimos bien y gozamos de salud somos más productivos y estamos en mejor disposición para ayudar a los demás.

Una correcta alimentación. Es fundamental para nuestra salud. Ayuda a protegernos de la malnutrición, así como de las enfermedades como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebro vasculares o el cáncer. La base de la alimentación deben ser frutas, verduras y hortalizas crudas, ya sea en ensaladas o jugos recién exprimidos. Sobre esa base debemos combinar hidratos de carbono, proteínas y grasas de fuentes saludables. Algunos ejemplos:

  • Verduras y hortalizas: Acelgas, alcachofas, apios, berenjenas, brócoli, calabaza, canónigos, espinacas.

  • Frutas: Arándanos, frambuesas, fresas, moras, limón, pomelos, mandarinas, naranjas, manzanas.

  • Hidratos de Carbono: Camote, papa, plátano macho, remolacha, arroz de grano largo, cereales.

  • Proteínas y Grasas: Sardinas, salmón, pollo, pavo, ternera, huevos, atún, mariscos, cerdo.

Descanso. Es el momento en que nuestro cuerpo se cura de los daños sufridos. Con los nutrientes que hemos consumido durante el día, nuestro cuerpo se prepara para afrontar los retos del día siguiente.


Para favorecer un sueño reparador debemos evitar acostarnos demasiado llenos o tras haber consumido sustancias como café o alcohol. Ayuda el prepararnos para dormir disminuyendo la intensidad de nuestras actividades, moderar los ruidos y bajar la intensidad de las luces. Los problemas más comunes para conciliar adecuadamente el sueño tienen que ver con el stress, la ansiedad o cuestiones médicas.

Además del sueño, existen otras formas de descanso activo que ayudan a relajarnos. Cada persona es diferente y puede tener distintas formas de relajarse. Algunos ejemplos pueden ser dar un paseo, pintar, tener una conversación con un ser querido, meditar, escuchar música, leer, practicar yoga, tocar el piano… Es importante incorporar estas actividades que nos relajan y nos ayudan a conectar con nosotros mismos en nuestras rutinas diarias.

Ejercicio. Es otro factor muy importante para nuestra salud y bienestar. La base es llevar una vida activa, por ejemplo usando escaleras en lugar de elevadores o desplazándonos caminando o en bicicleta en lugar de en usar el auto. Sobre esta base debemos añadir alguna actividad que disfrutemos y nos permita ejercitarnos.

Esto dependerá de los gustos de cada persona, algunos ejemplos pueden ser: Patinar, bailar, correr, artes marciales, fútbol, nadar, escalar o bicicleta. Las realizaremos algunas veces por semana con la progresión y supervisión adecuada para evitar lesiones.

Algunas personas especialmente amantes del deporte pueden complementar estas actividades con un entrenamiento personal enfocado a desarrollarse lo más integralmente posible. Por ejemplo, un amante del ciclismo podría complementar con natación, o un escalador podría apuntarse a un programa de pesas.

Cuidando la alimentación, descanso y ejercicio tenemos la base para gozar de buena salud. Adicional a eso, debemos realizarnos revisiones periódicas, seguir nuestros tratamientos médicos, consultas y recomendaciones de los profesionales de la salud. Hoy en día hay una tendencia a sustituir erróneamente los tratamientos médicos por remedios naturales, esto puede ser muy peligroso. Por ejemplo, una persona con una muela picada no puede esperar que se le arregle solamente descansando y haciendo ejercicio, debe ponerse en manos de un dentista. Lo mismo sucede con cualquier otra enfermedad, ya sea física o mental. El auto-cuidado incluye ponerse en manos de los profesionales de la salud.


Auto-cuidado social. Este comienza con nosotros mismos. Ducharnos, peinarnos, cepillarnos los dientes, usar ropa limpia son cuestiones que a veces se dan por hecho pero que no debemos olvidar nunca. Una vez hayamos cuidado nuestra higiene e imagen, es hora de socializar un poco.


Actividades cotidianas como salir a hacer la compra, dar un paseo o recoger a los niños del colegio son perfectas para entablar conversación con vecinos, conocidos y otros miembros de nuestra comunidad o red social. Con aquellos seres queridos que están alejados de nosotros, nada mejor que una vídeo llamada de vez en cuando. Incluso si estamos trabajando en la oficina, es importante dedicar un tiempo a conversar sin presiones con nuestros compañeros. Los beneficios de socializar no son aún tan conocidos como los de alimentarse sanamente o hacer ejercicio, pero tienen una importancia igualmente importante en nuestra salud física y especialmente mental.

Dar likes y compartir selfies no son una verdadera actividad social, debemos hablar y escuchar, reír, bromear, preocuparnos y llorar. Interesarnos por la vida de las personas que nos rodean y compartir las nuestras. Los seres humanos hemos evolucionado socialmente en familias y tribus, la socialización real es muy importante para nosotros. Especialmente con los miembros de nuestra familia y amigos cercanos. No hay medicina, complemento alimenticio o red social que pueda sustituir eso.

La vida moderna en las grandes ciudades dificulta estas interacciones sociales, a menudo no conocemos a nuestros vecinos o tenemos demasiada prisa como para hablar con ellos. Cambiamos frecuentemente de trabajo, ciudad o vecindario. Los niños pierden contacto con sus anteriores compañeros, amigos y profesores. Se espera de nosotros que nos adaptemos a cualquier cambio o exigencia y siempre estemos de buen humor. Es normal que las familias se fracturen. Las redes sociales filtran noticias, vídeos y opiniones a medida de lo que deseamos escuchar para mantenernos enganchados por más horas. Es normal que nos cueste escuchar y aceptar opiniones distintas de las nuestras.

Con estas dificultades que nos ha traído la vida moderna, es más importante que nunca desarrollar habilidades de comunicación efectivas, escuchar activamente, ser comprensivos con otros puntos de vista y empáticos.

Cuidando nuestra alimentación, descanso, ejercicio, salud, higiene, relaciones sociales y manejando adecuadamente nuestro estrés estaremos mucho mejor y podremos decir que llevamos un excelente autocuidado.

Mundo Unicornio es un lugar donde puedes ser tú mismo, divertirte y aprender muchas cosas.

Haydeé Acosta

Psicóloga en formación

Mamá embajadora de Mundo Unicornio



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo