crossorigin="anonymous">
 
  • hacosta1313

¿Por qué es tan difícil decir NO?

En general a las personas se les dificulta decir “NO” ante situaciones o propuestas que consideran incorrectas o de poco interés, lo cual los hace manipulables. Esto sucede porque se quiere pertenecer a un grupo, buscar aceptación o quedar bien con la gente, anteponiendo los intereses y gustos de otros antes que los personales.

El problema radica en la educación que se recibió en casa desde la infancia. En el caso de los niños, muchas veces los adultos transmiten a sus hijos actitudes y enseñanzas erróneas que comprometen un bajo desarrollo de habilidades de comunicación.


  • Los niños aprenden de los padres. Papá y Mamá son los modelos a seguir por lo tanto los pequeños imitaran absolutamente todo lo que los adultos hagamos. Si ellos ven que sus padres saben decir “No” ante situaciones poco agradables, entonces aprenderán a poner límites a muy temprana edad.

Los límites son fundamentales en la educación, una cosa son las reglas que se siguen en casa para una sana convivencia donde no se vale decir NO para hacer los deberes. Sin embargo, decir “NO” esta bien, cuando una persona intenta coaccionar, hay que pensar en nuestra integridad y bienestar.

  • Está habilidad se aprende. Con el paso del tiempo y la práctica se consiguen resultados.

¿Cómo ayudar a los niños a decir No?


  • Reglas y roles claros. Hay que establecer jerarquías y reglas dentro de casa. Es importante que los niños sepan que los papás mandan y toman las decisiones de mayor relevancia, sin embargo mantener una comunicación adecuada entre todos los miembros de la familia hará que la confianza entre adultos y niños sea más fuerte. La educación actual muestra que un gran porcentaje de padres teme decir “NO” a sus hijos, dándoles una enseñanza en el que agradar a los demás es prioridad.

  • No ignorar a los niños. Sus opiniones son tan valiosas como la de cualquier adulto. Si el niño tiene una negativa ante una situación en particular, hay que escucharlo para saber los motivos, poder apreciar si es un berrinche o hay un tema de fondo con el cual debemos trabajar o estar en alerta.

  • Explicar que existen límites. Para empezar hay que hacer de su conocimiento que dentro de casa hay que hacer diversas tareas, asistir al colegio o hablar de forma respetuosa sin excusas. Sin embargo tanto en casa como fuera de ella hay otro tipo de límites que deben aprender como regla de oro y es que jamas nadie puede obligarlos a realizar actividades con los que se sientan incómodos.

  • Tomar decisiones. Los niños pueden tomar pequeñas decisiones como lo que desean comer un Domingo, la ropa que usaran después del colegio y conforme van creciendo darles la oportunidad de decidir a que hora realizaran sus tareas o el lugar de las próximas vacaciones. Esto hará que tengan confianza en si mismos y sepan que elegir es una opción.

  • No someter. No humille a su hijo, ni en publico ni en privado al no saber realizar una actividad, su autoestima se vera seriamente afectada. De ser así, el niño interiorizara que la única forma de conseguir respeto es haciendo todo lo que le piden aunque no se sienta capaz.

  • Enseñarles a argumentar. Deben aprender a justificar. ¿Por qué? ¿En qué lo vas a ocupar? ¿Lo necesitas o lo deseas? ¿Por qué no se te apetece hacerlo? Les hará pensar y reflexionar a conciencia sobre si lo que están solicitando tiene sentido.

Respetar. El tiempo de todos es valioso, los adultos tiene que poner el ejemplo y evitar pedir cosas en tiempo de juego, comida o descanso a menos que sea una emergencia. Así los niños aprenderán que ellos también deben respetar y que a veces hay excepciones que a meritan trabajar fuera de tiempo o dejar de hacer alguna actividad. A lo largo de su niñez y adolescencia les servirá para aprender cuando es importante negarse a alguna petición.

  • Hablar de todos los temas. Es un error esquivar temas tan importantes como la violencia, inseguridad, el sexo o el dinero, es muy importante que ellos comprendan que hay cosas que no pueden permitirle a otras personas. Desde luego hablarles en un lenguaje adecuado a su edad y a sus conocimientos que ya hayan adquirido previamente. Esto les ayudará a que cuando estén fuera de casa conviviendo con otras personas (profesores, amigos, compañeros) sepan que existen cosas malas y pueden negarse rotundamente a participar sin temor a las amenazas.

Desde pequeños hay que enseñarles que decir: “NO” es un derecho y hay que ejercerlo con responsabilidad.

No tienen que hacer nada que les haga sentir incomodidad, que su cuerpo es suyo y nadie lo toca, no deben probar sustancias que no desean, no tienen que seguir órdenes de sus compañeros para pertenecer a su grupo, no deben quedarse callados ante situaciones injustas solo por una amenaza, miedo a ser criticados o castigados.

Mundo Unicornio es un lugar donde puedes ser tú mismo, divertirte y aprender muchas cosas.

Haydeé Acosta

Psicóloga en formación

Mamá embajadora de Mundo Unicornio



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo